martes, 13 de enero de 2015

7 maneras de sentir hambre



Si te acercas a alguien y le preguntas: "¿Porqué comes?"...
...lo más probable es que te conteste: "Porque tengo hambre"

Pídele, entonces, que te describa cómo sabe que tiene hambre: se quedará desconcertad@  :O

Una de las razones por las que se notará desorientad@ con esta pregunta es porque cuando se siente hambre, en realidad estás percibiendo distintas clases de hambre. Los diferentes tipos de hambre no son más que sensaciones, pensamientos e incluso emociones.

Según nos explica Jan Chozen Bays en su libro Comer Atentos, existen 7 clases de hambre:

1) El hambre visual 


¿Alguna vez, aún estando llen@,  has mirado la bandeja repleta de delicias y no has podido resistir la tentación? es lo que comunmente llamamos comer con los ojos.

Aunque tu estómago está lleno y no quiere más, tus ojos dicen : "me lo voy a comer". Tu mirada se ha quedado prendada y ha ganado. Tiene el suficiente poder de convicción para seducirte, aunque tu organismo esté completamente saciado.

Tus ojos también tienen el poder de decidir la cantidad que vas a comer "voy a comerme la mitad de eso", "me lo voy a comer todo",... esa información entra por la vista.

Esto supone que puedes utilizar este tipo de hambre en tu propio beneficio:
  • utiliza menaje (platos, fuentes,...) de menor tamaño. 
  • que la mitad de tu plato sean vegetales
  • juega con los colores para satisfacer el hambre visual



2) El hambre olfativa


La mayor parte del reino animal depende del olfato para localizar la comida y, aunque el ser humano no tiene un olfato excepcional, podemos distinguir hasta 10.000 olores diferentes :O

Cuando saboreas, dependes también del olfato ¿no te ha pasado que cuando estás constipad@ la comida te sabe menos?... al perder sentido del olfato, no consigues apreciar las sutiles percepciones del sabor y comes tan sólo porque lo necesitas para sobrevivir.

Piensa también en el olor de un café por la mañana, o el olor a pan de la panadería,...disfrutar del aroma puede ser tan placentero como comer. De ahí el dicho "huele que alimenta" ^_^

3) El hambre bucal


Es la necesidad que tienes de tener sensaciones placenteras en la boca. Estas sensaciones placenteras dependen de múltiples factores: genéticos, culturales, hábitos alimenticios,... Así por ejemplo algunas personas adoran el picante y otras lo aborrecen.

Las texturas de la comida también son muy importantes

Para satisfacer tu hambre bucal es muy importante que mastiques bien la comida.

4) El hambre estomacal


Cuando sientes hambre puedes sentir una sensación de vacío en el estómago o una serie de sensaciones que llamamos "retortijones de hambre"
Aunque creas que es el estómago el que te dice cuando tienes hambre, en realidad esto no es así. Eres tú quien, a través de tus hábitos alimentarios, le dice al estómago cuándo tener hambre.

Hay personas que tienen problemas de reflujo gastroesofágico o acidez de estómago y lo confunden con hambre....comen más para calmar esas sensaciones y entran en un círculo vicioso, ya que esas sensaciones no se van a calmar, de hecho, pueden provocar más liberación de ácido y agravar los síntomas al llenar más el estómago.

La ansiedad y las preocupaciones  también engurruñan al estómago, incluso haciendo que gruña y eso nos hace entrar en el circulo vicioso del picoteo.
Es importante que cuando sientas este tipo de hambre prestes atención ¿que es lo que realmente genera estas sensaciones?

5) El hambre celular


Sabes que el propósito final del proceso de digestión es que lleguen los nutrientes necesarios a todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Nuestro organismo nos indica que nuestras células tienen hambre a través de diversos síntomas (dolor de cabeza, mareos, irritabilidad, pérdida de energía, cansancio,...) Es importante que aprendas a escuchar a tu cuerpo y cuando las células tienen hambre ten por seguro que no quieren un pastel, quieren nutrientes (vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas, hidratos de carbono de calidad y, como no, agua)


6) El hambre mental


El hambre mental se basa en pensamientos. Tu mente te habla sobre la comida y te dice lo que deberías o no deberías comer o beber y... no siempre te dice lo mismo, incluso a veces los pensamientos son contradictorios... :(

En un momento te puede decir "Que hambre tengo, me gustaría comer un pastel" y en otro momento "los pasteles no te convienen, tienen demasiado azúcar" o bien "hoy me merezco un pastel"

También están los deberías:  "debería beber 2 litros de agua", "no debería comer ese pastel",....

Si te alimentas en función de estos "pensamientos agobiantes" dejas de disfrutar de la comida. La mente sólo quedará realmente satisfecha cuando se calme.


7) El hambre del corazón


Muchas personas comen para llenar un agujero, no en el estómago, sino en el corazón. La comida que metemos en el estómago nunca llenará ese vacío. Justo antes de que aparezca esa necesidad de picar seguramente has tenido alguna emoción negativa, o incluso varias a la vez (frustración, enfado, tristeza, aburrimiento, confusión, inseguridad, impaciencia, ansiedad...

Antes de seguir comiendo detente y pregúntate: "¿realmente tengo hambre?"

Probablemente tengas un plato que te encanta porque evoca a tu infancia, o a una comida con algún ser querido, un plato que alguien te preparaba cuando estabas enfermo,.. Para cada persona la comida sazonada con amor es distinta. Esa comida no sólo te alimenta, sino que te reconforta.

Alimentas tu corazón cuando pones tu atención a la hora de elaborar la comida, cuando arreglas la mesa y decoras el plato, cuando compartes tus platos favoritos y cuando disfrutas comiendo lentamente.




Ahora ya conoces las siete clases de hambre. El hambre bucal, el hambre del corazón y el hambre mental son las que suelen hacer que comamos en exceso, por eso es muy importante de que seas consciente de su existencia y conozcas cómo satisfacerlas.

No te alteres cuando sientas hambre y no vas a comer inmediatamente, pero tampoco ignores estas sensaciones, ya que tu cuerpo te puede estar avisando de que necesita un combustible de calidad.
Ya sabes que los extremos son malos y como siempre digo "todo en su justa medida", busca el equilibrio.

¿Has reconocido alguno de los tipos de hambre?


Image and video hosting by TinyPic
:) :( ;) :P :D :/ :x :* :O :S :| B) :w :a :)) :(( O:) 7:) 7:P X( (:| =)) I-) 2:P =DD X_X :!! :q :ar!

20 comentarios:

  1. Muy buen artículo Celia, interesante e informativo.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana. Me alegro de que te haya gustado.
      Un besito!!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Magnífico artículo Celia, tendría ejemplos de cada una de las hambres. La que más me gusta saciar es la visual, porque la sacio simplemente con mirar. Me encanta leer las cartas de helados con muchas fotos, los escaparates de confiterías buenas y las cajas de bombones surtidos. Sé que no voy a comer nada de eso porque o no es vegano o tiene azúcar, pero no necesito comérmelo para disfrutar :-)).

    Lo del hambre olfativa es muy curioso, recuerdo que una vez perdí el sentido del olfato y del gusto por culpa de un resfriado, y me daba igual comer cebolla a bocados que gambas (en aquella época no era aún vegetariana ni vegana).

    Muchas veces lo que llamamos "hambre" no es otra cosa que "ganas de comer", y es curioso el dicho que dice "¿qué tendrá que ver el hambre con las ganas de comer?", para expresar que una cosa no tiene nada que ver con la otra. He ayunado varias veces y he experimentado estas sensaciones. Al principio (los tres primeros días) sientes lo que creemos que es hambre, es la costumbre de comer, el apetito, las ganas de comer, pero luego se pasa esta sensación y no sientes la necesidad de comer, aunque sí de beber, y entonces pasa algo muy curioso (al menos a mí): de pronto te entran ganas de comerte un bocata de salchichón (a pesar de ser vegana), o empiezas a crear recetas en la mente (que luego las he cocinado y han sido de las mejores, je, je), y sobre todo se vuelve una muy creativa. Una vez que decides romper el ayuno una simple manzana te sacia para todo el día.

    En general comemos demasiado, creo que si nos paráramos un momento a ver si de verdad tenemos hambre y nuestro cuerpo necesita la comida, comeríamos mucho menos. A mí me gusta disfrutar de una buena comida (y comerla despacio, porque está mucho más buena y sienta mejor), pero cuando mejor me siento es cuando he comido poco.

    No me enrollo más, es que este tema tiene para hablar mucho :P

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío me ha encantado tu puntualización. Es cierto muchas veces confundimos el hambre y las ganas de comer ;P
      Ten en cuenta que el hambre y la ansiedad están muy unidas una a la otra. Al fin y al cabo el hambre no es más que un conjunto de sensaciones, pensamientos y emociones.
      Este tema sí que da para hablar largo y tendido
      Un besote guapa!!

      Eliminar
  3. ¡No sabía que se podía clasificar el hambre! Muy curiosa información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que es realmente curioso? y... si te paras un poco a observarte a ti mismo cuando sientes hambre seguramente puedes reconocer varias de ellas ;D

      Un besote!!

      Eliminar
    2. Desdeluego que ahora pararé un instante a pensarlo e identificarlas ;)

      Eliminar
  4. Yo soy una persona que cada dos horas tiene casi todas esas hambres jaja. Un post curioso, me ha gustado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje :)
      Hola Pedro, me alegro que te haya gustado
      Un besote!!

      Eliminar
  5. Qué post tan interesante, maja. Yo debo ser a día de hoy especialista en dos tipos: el hambre mental y el visual xD ¡Un abrazo enorme y a seguir escribiendo contenido tan bueno como éste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias iRe ^_^ Ahora que ya reconoces cuales son tus hambres te será más fácil satisfacerlas ;P
      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  6. Jaja me hiciste reir !!! Yo pase por todas esas hambres y te digo mas....tengo unas ganas locas de un helado...cariños y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, creo que leer el post te ha despertado todas tus hambres ;D

      Un besito!!!

      Eliminar
  7. Super este post!!! jajaja yo creo que todos pasamos por cada uno, todo depende de la situación. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura!
      Sí. Todos sentimos hambre de las 7 maneras, simplemente tenemos que aprender a reconocerlas y a satisfacerlas
      Un besote!!

      Eliminar
  8. Y yo que pensaba que solo había un tipo de hambre, de lo que se aprende

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia!!
      La mayor parte de la gente se queda desconcertada cuando le preguntas cómo siente el hambre y es que sólo saben que sienten hambre, pero todos sentimos las 7 clases de hambre. ¿Interesante, verdad?

      Eliminar
  9. Articulo muy interesante y que me ha despejado muchas dudas. En todas las dietas lo que te indican es que tienes que adelantarte a los picores estomacales de hambre tomando frutas saciantes y realizando obligatoriamente 5 comidas al dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica!!
      Ciertamente las 5 comidas al día y alimentos ricos en fibras ayudan a controlar tu hambre estomacal, pero es importante tener en cuenta los otros 6 tipos de hambre sobre todo si estamos con una dieta hipocalórica o restrictiva, en la que el hambre bucal, mental y del corazón nos juegan malas pasadas y no nos dejan vivir tranquilos. También es importante saber saciarlas. ;D
      Un besote!!

      Eliminar

Me encanta escucharte. ¡¡Muchas gracias por dejar tu comentario!! ^_^

Subir

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
/* Boton pinterest pinButton ----------------------------------------------- */
Blogging tips
popstrap.com /* Widgets GETSITECONTROL.COM popups ----------------------------------------------- */